Buscar
  • Ezequiel Sack

¿La genética de tus rodeos es la indicada?

¿Cómo asegurarnos de haber elegido el toro apropiado para nuestros rodeos y su ambiente?


• Alta capacidad de servicio

• Facilidad de parto

• Desarrollo


Son esenciales pero NO suficientes para llevar soluciones a los planteos ganaderos a pasto.


¿Cómo ayudar a nuestras vacas a encontrar el mejor candidato?


Esta respuesta debería surgir desde la observación del paisaje que ellas conforman, teniendo en cuenta cuán saludables queremos que estén nuestros pastizales, cuál es la condición corporal adecuada de las vacas, y cómo esperamos que sea el desempeño de los toros. Tal vez la respuesta a este desafío debería surgir de la convivencia entre vacas y toros en un ambiente sin privilegios, lo cual nos brindaría la respuesta sobre cuán acertados o errados estamos en el biotipo e información utilizada.


Desde el punto de vista de la selección, esto nos permite ver si el toro puede vivir ahí como queremos que lo hagan sus hijas, ya que si no lo logra, difícilmente sea el indicado para dejar allí descendencia. En general ellos requieren un tratamiento preferencial, otro potrero mejor o con menor carga (pastoreo selectivo) y, en algunos casos, suplementación. Todas estas necesidades, ponen en evidencia que este tipo de toros no es el indicado para estos sistemas pastoriles.


Desde el punto de vista del manejo de nuestra manada, surge la posibilidad de desarmar el rodeo de los toros, al ponerlos a convivir con las vacas, lo cual deja disponible un nuevo circuito de pastoreo para la totalidad del sistema, que mejora la evolución de los pastizales, posibilitando la disponibilidad de mayor superficie, rotación y descanso.


Si bien las necesidades del toro pueden ser mayores que el de la vaca, es allí donde está el desafío: Nosotros no queremos vencer curvas de crecimiento, sino tablas de requerimiento. Esta es una prueba real de selección para un campo de cría y, eventualmente, una comprobación respecto del tipo e información de la genética utilizada. No es bueno enamorarse de datos o de imágenes, y no comprobarlo en su verdadero escenario.


No creo que una ración o silo sean un problema, menos aun un par de kilos de maíz para balancear una dieta, como tampoco creo que un determinado remedio sea malo. Lo que es verdaderamente malo, es no asumir que tomamos ese remedio porque algo no está bien, cuando en realidad deberíamos trabajar para la cura y fin de tratamiento.


Si el remedio es el que hace funcionar el sistema, finalmente tendremos que aplicarlo a todos los animales.

Si el remedio es el que hace funcionar el sistema, finalmente tendremos que aplicarlo a todos los animales. Como puede entonces este toro producir futuras madres que funcionen en ambientes naturales, cuando él por si mismo no puede mantener su condición corporal?

Nunca puede dar un mensaje positivo a un sistema quien no se adapta al mismo.


#Regeneración #Ganado

30 vistas